Genero literario de hamlet de william shakespeare

Hamlet de William SHAKESPEARE leído por Elizabeth Klett

A diferencia de otros escritores, Shakespeare escribió muchos tipos diferentes de obras de teatro en diversos estilos. Fue un maestro de múltiples formas, capaz de escribir desde comedias desternillantes hasta tragedias sangrientas, romances embriagadores, magia y travesuras, epopeyas históricas y mucho más.

Hoy dividimos el teatro y el cine en muchas categorías, como acción, drama, comedia, terror, romance, cine negro y familiar. Sin embargo, Shakespeare no aplicó categorías a sus obras; en realidad, fueron los editores quienes clasificaron sus obras mucho más tarde, cuando se publicaron. Las obras de Shakespeare se dividían originalmente en tres estilos o géneros principales: Comedias, Tragedias e Historias.

Lo maravilloso de las obras de Shakespeare es que ninguna se ciñe totalmente a su género. Shakespeare llena las comedias de momentos de pérdida, miedo, verdad y tristeza, mientras que las tragedias suelen intercalarse con momentos muy humanos de percance y alivio cómico. Puede que cada género tenga una forma particular de terminar, pero cada obra es un entramado diferente y complejo de momentos reales, decisiones, consecuencias, amor, odio, miedo y mucho más.

¿Por qué Hamlet es una tragedia de venganza ATÍPICA?

Raíces clásicasEl teatro, la representación de una historia guionizada por un grupo de actores, se remonta a la antigua Grecia, donde las competiciones dramáticas eran una parte importante de los festivales religiosos. Muchas obras griegas presentaban a héroes de la antigüedad, como Edipo y Agamenón, y se centraban en momentos especialmente terribles de sus vidas. Esto ayudaba a los actores a establecer una conexión emocional con el público y a mostrar la impotencia de los humanos frente a los dioses. En este contexto nació la tragedia. Aunque las tragedias ya existían desde hacía muchos años, no se consideraban un género o categoría literaria distinta hasta que el filósofo griego y crítico teatral a tiempo parcial, Aristóteles, las expuso en su libro Poética. En este libro, Aristóteles formuló una teoría de la tragedia, basada en sus observaciones de las más exitosas, que sería influyente durante siglos. Tal vez los dos principios más famosos de la definición de tragedia de Aristóteles sean los siguientes:

  Romeo y julieta genero literario

¿Qué es la APOSIOPESIS? Definición y ejemplos con William

La Tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca, a menudo abreviada como Hamlet (/ˈhæmlɪt/), es una tragedia escrita por William Shakespeare entre 1599 y 1601. Es la obra más larga de Shakespeare, con 29.551 palabras. Ambientada en Dinamarca, la obra describe al príncipe Hamlet y sus intentos de vengarse de su tío Claudio, que ha asesinado al padre de Hamlet para apoderarse de su trono y casarse con la madre de éste.

Son muchas las obras que se han señalado como posibles fuentes de la obra de Shakespeare, desde antiguas tragedias griegas hasta obras isabelinas. Los editores del Arden Shakespeare cuestionan la idea de “búsqueda de fuentes”, señalando que presupone que los autores siempre requieren ideas de otras obras para las suyas, y sugiere que ningún autor puede tener una idea original o ser un creador. Cuando Shakespeare escribió, había muchas historias sobre hijos que vengaban el asesinato de sus padres, y muchas sobre hijos vengadores astutos que fingían ser tontos para burlar a sus enemigos. Entre ellas se incluye la historia del antiguo romano Lucio Junio Bruto, que Shakespeare parece conocer, así como la historia de Amleth, conservada en latín por el cronista del siglo XIII Saxo Grammaticus en su Gesta Danorum e impresa en París en 1514. Posteriormente, el erudito del siglo XVI François de Belleforest adaptó la historia de Amleth y la publicó en francés en 1570. Tiene varios elementos de la trama y personajes importantes en común con Hamlet de Shakespeare, y carece de otros que se encuentran en Shakespeare. La historia de Belleforest se publicó por primera vez en inglés en 1608, después de que se escribiera Hamlet, aunque es posible que Shakespeare la conociera en la versión francesa[2].

  Genero literario de edgar allan poe

Tragedia de la venganza, Hamlet como ejemplo

A pesar de todo lo que se parece a una tragedia tradicional, Hamlet también pone a prueba las convenciones habituales del género. Un ejemplo notable es el “camino oscuro” que emprende Hamlet y que le conduce a la catástrofe. En la mayoría de las tragedias, está claro que el héroe decide perseguir algo que no debería; en el caso de una tragedia de venganza, el héroe sucumbe al deseo de venganza asesina. En el caso de Hamlet, parece tener todos los motivos para vengarse, porque Claudio realmente asesinó al rey y usurpó su lugar, pero Hamlet parece ambivalente ante la petición de venganza del Fantasma, o lento para llevarla a cabo. Parece querer saber la verdad más que nada, lo que no parece una elección trágica. La elección que hace y que conduce a muchas de las consecuencias trágicas de la obra -como la muerte de Ofelia- es la de aislarse de todos los demás, comportarse de forma errática y fingir estar loco.

Otra ambigüedad en la condición de héroe trágico de Hamlet tiene que ver con su defecto trágico. Los lectores suelen identificarlo con su indecisión, lo cual tiene sentido, dado que el propio Hamlet se reprocha a sí mismo en repetidas ocasiones su lentitud a la hora de vengarse. En este sentido, Laertes y Fortinbrás son los adversarios de Hamlet, ya que ambos actúan con una certeza absoluta a lo largo de la obra. Sin embargo, la indecisión es un extraño defecto trágico, porque en la mayoría de las tragedias el defecto ayuda a explicar por qué el protagonista persigue cosas equivocadas: el defecto es más un impulso o un deseo que un rasgo pasivo. La indecisión de Hamlet no explica por qué asesina a Polonio, desprecia a Ofelia, manipula psicológicamente a Gertrudis y se aísla de sus compañeros. De hecho, su indecisión es la razón por la que tiende a evitar actuar. Leído de este modo, la indecisión de Hamlet no es tanto un defecto trágico como una condición existencial, una condición con la que el público de hoy en día suele identificarse mucho.

  Genero literario chick lit