Que se busca con la igualdad de género

Qué es la igualdad de género

WWF reconoce la importancia de promover la igualdad de género en toda la organización y de aplicar sus principios a todo nuestro trabajo. Nuestra política de género guía este esfuerzo. Nuestro objetivo general es contribuir a una sociedad en la que mujeres, hombres, niños, niñas y personas de otras minorías de género, tengan acceso a las mismas oportunidades, derechos y obligaciones en todas las esferas de la vida.

La Declaración de Política de Género de WWF significa nuestro compromiso permanente con la equidad y la integración de una perspectiva de género en nuestras políticas, programas y proyectos, así como en nuestra estructura institucional. WWF entiende que el género se refiere a los roles, responsabilidades y oportunidades socialmente construidos asociados a mujeres y hombres, niños y niñas en una sociedad en un momento y lugar específicos, y que los roles y relaciones de género no son fijos, sino que evolucionan en función de las circunstancias.

Se refiere a la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de mujeres y hombres y niñas y niños y otras minorías de género. La igualdad no significa que mujeres y hombres lleguen a ser iguales, sino que los derechos, responsabilidades y oportunidades de mujeres y hombres no dependerán de si han nacido hombres o mujeres. Consideramos que la igualdad entre las personas de todos los géneros es tanto una cuestión de derechos humanos como una condición previa y un indicador del desarrollo sostenible centrado en las personas.

Ensayo sobre la igualdad de género

Agregamos los 15 indicadores en una puntuación de paridad de género, o GPS, que va de cero (sin igualdad de género) a uno (plena igualdad de género). En los últimos cinco años, los avances han sido marginales. Siguen existiendo diferencias de género en todas las regiones (Gráfico 1). En 2015, el GPS mundial era de 0,60; hoy es de 0,61. Para la igualdad de género en el trabajo, la puntuación global en 2019 fue de 0,52, frente al 0,51 de 2015. Para la igualdad de género en la sociedad, la puntuación global en 2019 fue de 0,67, por encima del 0,66 de 2015. Estas tendencias son similares en todas las regiones. La región de Oriente Medio y Norte de África experimentó el mayor aumento en igualdad de género, pasando de un GPS global de 0,47 en 2015 a 0,50 en 2019. Sin embargo, algunas regiones han experimentado descensos en la igualdad de género en el trabajo o en la igualdad de género en la sociedad desde 2015.

  Tfg igualdad de genero

La creciente adopción de la automatización se suma a los desafíos que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo. Según un estudio del MGI, la proporción de mujeres cuyos puestos de trabajo son sustituidos por máquinas y que probablemente tendrán que hacer transiciones laborales debido a la automatización es aproximadamente la misma que la de los hombres: hasta una de cada cuatro en la próxima década podría tener que cambiar de ocupación. De aquí a 2030, entre 40 y 160 millones de mujeres de todo el mundo podrían tener que cambiar de ocupación, a menudo para desempeñar funciones más cualificadas (Recuadro 2).

Pros y contras de la igualdad de género

El término género hace referencia a los atributos y oportunidades económicos, sociales y culturales asociados al hecho de ser hombre o mujer. En la mayoría de las sociedades, ser hombre o mujer no es simplemente una cuestión de características biológicas y físicas diferentes. Hombres y mujeres se enfrentan a expectativas diferentes sobre cómo deben vestir, comportarse o trabajar. Las relaciones entre hombres y mujeres, ya sea en la familia, en el lugar de trabajo o en la esfera pública, también reflejan la comprensión de los talentos, características y comportamientos apropiados para las mujeres y para los hombres. Así pues, el género difiere del sexo en que es de naturaleza social y cultural más que biológica. Los atributos y características de género, que abarcan, entre otras cosas, los papeles que desempeñan hombres y mujeres y las expectativas que se depositan en ellos, varían mucho de una sociedad a otra y cambian con el tiempo. Pero el hecho de que los atributos de género se construyan socialmente significa que también son susceptibles de cambios que pueden hacer que una sociedad sea más justa y equitativa.

La equidad de género es el proceso de ser justo con las mujeres y los hombres. Para garantizar la equidad, a menudo hay que disponer de estrategias y medidas que compensen las desventajas históricas y sociales de las mujeres, que impiden que mujeres y hombres actúen en igualdad de condiciones. La equidad conduce a la igualdad. La igualdad de género requiere que mujeres y hombres disfruten por igual de bienes, oportunidades, recursos y recompensas socialmente valorados. Cuando existe desigualdad de género, suelen ser las mujeres las excluidas o desfavorecidas en relación con la toma de decisiones y el acceso a los recursos económicos y sociales. Por lo tanto, un aspecto crítico de la promoción de la igualdad de género es el empoderamiento de las mujeres, centrándose en identificar y corregir los desequilibrios de poder y dando a las mujeres más autonomía para gestionar sus propias vidas. La igualdad de género no significa que hombres y mujeres sean iguales, sino que el acceso a las oportunidades y a los cambios vitales no dependa de su sexo ni se vea limitado por él. Lograr la igualdad de género requiere la capacitación de las mujeres para garantizar que la toma de decisiones a nivel privado y público, y el acceso a los recursos dejen de estar sesgados a favor de los hombres, de modo que tanto las mujeres como los hombres puedan participar plenamente como socios iguales en la vida productiva y reproductiva.

  Texto de igualdad de genero

Historia de la igualdad de género

El término género hace referencia a los atributos y oportunidades económicos, sociales y culturales asociados al hecho de ser hombre o mujer. En la mayoría de las sociedades, ser hombre o mujer no es simplemente una cuestión de características biológicas y físicas diferentes. Hombres y mujeres se enfrentan a expectativas diferentes sobre cómo deben vestir, comportarse o trabajar. Las relaciones entre hombres y mujeres, ya sea en la familia, en el lugar de trabajo o en la esfera pública, también reflejan la comprensión de los talentos, características y comportamientos apropiados para las mujeres y para los hombres. Así pues, el género difiere del sexo en que es de naturaleza social y cultural más que biológica. Los atributos y características de género, que abarcan, entre otras cosas, los papeles que desempeñan hombres y mujeres y las expectativas que se depositan en ellos, varían mucho de una sociedad a otra y cambian con el tiempo. Pero el hecho de que los atributos de género se construyan socialmente significa que también son susceptibles de cambios que pueden hacer que una sociedad sea más justa y equitativa.

La equidad de género es el proceso de ser justo con las mujeres y los hombres. Para garantizar la equidad, a menudo hay que disponer de estrategias y medidas que compensen las desventajas históricas y sociales de las mujeres, que impiden que mujeres y hombres actúen en igualdad de condiciones. La equidad conduce a la igualdad. La igualdad de género requiere que mujeres y hombres disfruten por igual de bienes, oportunidades, recursos y recompensas socialmente valorados. Cuando existe desigualdad de género, suelen ser las mujeres las excluidas o desfavorecidas en relación con la toma de decisiones y el acceso a los recursos económicos y sociales. Por lo tanto, un aspecto crítico de la promoción de la igualdad de género es el empoderamiento de las mujeres, centrándose en identificar y corregir los desequilibrios de poder y dando a las mujeres más autonomía para gestionar sus propias vidas. La igualdad de género no significa que hombres y mujeres sean iguales, sino que el acceso a las oportunidades y a los cambios vitales no dependa de su sexo ni se vea limitado por él. Lograr la igualdad de género requiere la capacitación de las mujeres para garantizar que la toma de decisiones a nivel privado y público, y el acceso a los recursos dejen de estar sesgados a favor de los hombres, de modo que tanto las mujeres como los hombres puedan participar plenamente como socios iguales en la vida productiva y reproductiva.

  Ranking de igualdad de genero en el mundo