La mujer y la igualdad de genero

Igualdad de género en Alemania

A pesar de los avances, las mujeres siguen estando peor que los hombres en los mercados laborales. Las diferencias en las tasas de empleo, la participación en el trabajo a tiempo parcial, la remuneración y la calidad del trabajo provocan diferencias de género en los ingresos y la promoción profesional. Todo ello contribuye a que las mujeres tengan menos ingresos a lo largo de su vida y un mayor riesgo de pobreza en la vejez.

Las políticas no siempre son neutrales; el sesgo de género puede esconderse en la toma de decisiones gubernamentales, lo que corre el riesgo de exacerbar la desigualdad y la discriminación. La transversalidad de género, un enfoque estratégico que integra la perspectiva de género en la formulación de políticas, puede ayudar a los gobiernos a lograr resultados más equitativos. Esto puede contribuir a aumentar la confianza pública en los gobiernos, reforzar las instituciones democráticas y combatir los estereotipos de género.

Argumentos de igualdad de género

Todos los días, en todos los países del mundo, las mujeres se enfrentan a la discriminación y la desigualdad. Se enfrentan a la violencia, los abusos y el trato desigual en el hogar, en el trabajo y en sus comunidades, y se les niegan oportunidades de aprender, ganar dinero y liderar.

Las mujeres constituyen la mayoría de quienes viven en la pobreza. Tienen menos recursos, menos poder y menos influencia que los hombres, y pueden sufrir aún más desigualdad a causa de su clase, etnia y edad, así como del fundamentalismo religioso o de otro tipo.

Es necesario seguir mejorando la legislación y las políticas, pero no es suficiente. Creemos que transformar las relaciones de género y de poder, así como las estructuras, normas y valores que las sustentan, es fundamental para acabar con la pobreza y desafiar la desigualdad.

Creemos que las mujeres que asumen el control y emprenden acciones colectivas son los motores más importantes de las mejoras sostenidas en los derechos de las mujeres, y son una fuerza poderosa para acabar con la pobreza no sólo de las mujeres y las niñas, sino también de los demás.

  Reflexion de igualdad de genero

La desigualdad de género se produce cuando una persona es discriminada por su sexo o género. Las mujeres, las personas no binarias y las personas trans se enfrentan a la discriminación y la desigualdad. Sufren violencia, abusos y un trato desigual en casa, en el trabajo, en sus comunidades, y se les niegan oportunidades de aprender, de ganar dinero y de liderar.

Igualdad de género en Alemania

Las actitudes también determinan la forma en que las mujeres experimentan las consecuencias económicas de una crisis en comparación con los hombres. No se trata de nuevas creencias, sino de mentalidades sociales tradicionales sobre el papel de la mujer. Pueden reflejarse en las decisiones actuales, a nivel organizativo o incluso familiar, sobre quién conserva su puesto de trabajo. Por ejemplo, según la Encuesta Mundial de Valores, más de la mitad de los encuestados en muchos países de Asia Meridional y Oriente Medio y Norte de África estaban de acuerdo en que los hombres tienen más derecho a un puesto de trabajo que las mujeres cuando escasean los empleos. Aproximadamente uno de cada seis encuestados en países desarrollados dijo lo mismo.

De cara al futuro, otras fuerzas estructurales podrían agravar aún más la desigualdad de género. Nuestra investigación anterior sobre el impacto de las tendencias de automatización a largo plazo en el trabajo concluyó que, en todo el mundo, entre 40 y 160 millones de mujeres -entre el 7% y el 24% de las que trabajan actualmente- podrían tener que cambiar de ocupación en 2030 a medida que la automatización transforme la naturaleza del trabajo. (La horquilla refleja los diferentes ritmos de automatización.) Este es aproximadamente el mismo nivel de impacto que la automatización tendría en los hombres. Sin embargo, las barreras existentes desde hace tiempo para adquirir nuevas competencias y realizar cambios a mitad de carrera, así como otros factores, hacen que la transición sea más difícil para las mujeres.

  Igualdad de genero en educacion infantil

Igualdad de género

El término género hace referencia a los atributos y oportunidades económicos, sociales y culturales asociados al hecho de ser hombre o mujer. En la mayoría de las sociedades, ser hombre o mujer no es simplemente una cuestión de características biológicas y físicas diferentes. Hombres y mujeres se enfrentan a expectativas diferentes sobre cómo deben vestir, comportarse o trabajar. Las relaciones entre hombres y mujeres, ya sea en la familia, en el lugar de trabajo o en la esfera pública, también reflejan la comprensión de los talentos, características y comportamientos apropiados para las mujeres y para los hombres. Así pues, el género difiere del sexo en que es de naturaleza social y cultural más que biológica. Los atributos y características de género, que abarcan, entre otras cosas, los papeles que desempeñan hombres y mujeres y las expectativas que se depositan en ellos, varían mucho de una sociedad a otra y cambian con el tiempo. Pero el hecho de que los atributos de género se construyan socialmente significa que también son susceptibles de cambios que pueden hacer que una sociedad sea más justa y equitativa.

La equidad de género es el proceso de ser justo con las mujeres y los hombres. Para garantizar la equidad, a menudo hay que disponer de estrategias y medidas que compensen las desventajas históricas y sociales de las mujeres, que impiden que mujeres y hombres actúen en igualdad de condiciones. La equidad conduce a la igualdad. La igualdad de género requiere que mujeres y hombres disfruten por igual de bienes, oportunidades, recursos y recompensas socialmente valorados. Cuando existe desigualdad de género, suelen ser las mujeres las excluidas o desfavorecidas en relación con la toma de decisiones y el acceso a los recursos económicos y sociales. Por lo tanto, un aspecto crítico de la promoción de la igualdad de género es el empoderamiento de las mujeres, centrándose en identificar y corregir los desequilibrios de poder y dando a las mujeres más autonomía para gestionar sus propias vidas. La igualdad de género no significa que hombres y mujeres sean iguales, sino que el acceso a las oportunidades y a los cambios vitales no dependa de su sexo ni se vea limitado por él. Lograr la igualdad de género requiere la capacitación de las mujeres para garantizar que la toma de decisiones a nivel privado y público, y el acceso a los recursos dejen de estar sesgados a favor de los hombres, de modo que tanto las mujeres como los hombres puedan participar plenamente como socios iguales en la vida productiva y reproductiva.

  Documental igualdad de genero