Educaciãƒâ³n para la equidad de género

La educación de las mujeres en la India

“Sólo fui a la escuela durante dos años en Siria, y aún no había aprendido a leer ni a escribir. En el campo de refugiados de Azraq, volví a ir a la escuela. Utilicé un ordenador correctamente por primera vez y me enamoré de los ordenadores. ¡Uno puede aprender cualquier cosa con un ordenador! Sueño con convertirme en un experto en informática que enseñe a otros a usar un ordenador”.

La educación en situaciones de emergencia (EiE) puede ser una poderosa herramienta para avanzar en la igualdad de género.1 El género2 determina las experiencias de los niños y los jóvenes durante las crisis y afecta específicamente a su participación en la educación. La incorporación de un enfoque de la EiE que tenga en cuenta las cuestiones de género puede abordar las necesidades diferenciadas de las niñas, los niños, las mujeres y los hombres, contribuyendo a cerrar las brechas existentes en la matriculación, la participación y los logros de todos los grupos.

En todo el mundo, las niñas de todas las edades tienen menos probabilidades de acceder a una educación de calidad debido a las arraigadas barreras culturales, sociales, financieras y físicas. Las situaciones de emergencia exacerban estas barreras. Las niñas tienden a experimentar mayores índices de violencia de género en las escuelas y en sus alrededores; los embarazos de adolescentes aumentan en comparación con las épocas sin crisis. El matrimonio precoz, la maternidad y el aumento del trabajo doméstico también pueden aumentar. Otros obstáculos son la falta de instalaciones adecuadas y de gestión de la higiene menstrual, la falta de profesoras, los ataques contra las escuelas, las familias con dificultades económicas que favorecen la educación de los niños, etc.

Igualdad de género en Europa

Los mensajes de género nos rodean. Desde las imágenes de los libros de texto hasta las de los anuncios de los autobuses, pasando por las conversaciones en el tren o en la gran pantalla, en las tiendas de ropa de los centros comerciales o en cualquier oficina de lujo. Dondequiera que miremos, estamos sumergidos en mensajes sobre lo que significa ser una mujer o un hombre “correcto” o “normal”. El género está en todas partes.

  Genero y especie del leon

La Annual Review of Psychology afirma que los niños desarrollan un sentido del yo alrededor de los 18 meses, y luego “comienzan a participar activamente en la búsqueda de información sobre qué cosas son los hombres y cómo deben comportarse”. Parte de este proceso consiste en adoptar comportamientos normativos de género y asociar el género con estereotipos básicos. Por ejemplo, que a las niñas les gusten las muñecas o que los niños tengan el pelo corto. Es entre los tres y los cinco años, cuando los niños asisten al preescolar, cuando estas ideas tienden a solidificarse.

Los profesores desempeñan un papel fundamental en la promoción de la disparidad de género en la escuela, ya que empezamos a crear hábitos y opiniones desde una edad temprana. La creación de oportunidades educativas equitativas para los alumnos comienza en el aula y con el profesor. Un profesor fuerte es aquel que trata a sus alumnos de forma justa, creando un entorno en el que los alumnos se sienten igual de partícipes.

Educación de la Unesco

Esta hoja de consejos ofrece intervenciones, preguntas orientativas y un ejemplo de cómo 4 Medidas Clave para la Igualdad de Género (GEM) apoyan la igualdad de género en los proyectos y programas de Educación.      Debe leerse junto con el Panorama de las MEG.    El GAM del IASC identifica y codifica los proyectos en función de la medida en que los elementos clave de programación están presentes de forma consistente en las propuestas y los proyectos implementados.    En la fase de diseño se evalúan cuatro pasos (GEM) y en el seguimiento se revisan doce GEM.

La dinámica de género puede afectar a la capacidad de los alumnos para acceder y participar en la educación. Los obstáculos para el aprendizaje suelen ser diferentes para los hombres y las mujeres, que se enfrentan a diferentes riesgos y tienen diferentes necesidades. A veces la dinámica de género es evidente, pero también puede ser sutil u oculta. Los proyectos educativos pueden ser sensibles y justos:

  Palabras que cambian de genero en frances

Las actividades educativas pueden estar dirigidas específicamente a reducir o eliminar la discriminación de género (acciones dirigidas o T), o pueden integrar la atención a la igualdad de género (M) abordando las distintas necesidades, roles y dinámicas de niñas y niños (u hombres y mujeres) dentro de un programa más amplio.      Por ejemplo, un proyecto puede trabajar con las escuelas para mejorar la retención de las niñas empleando a maestras, proporcionando letrinas segregadas y productos de higiene; o puede centrarse en reducir el reclutamiento de niños mediante actividades recreativas y de subsistencia (acciones dirigidas).    Otra posibilidad es que un proyecto tenga como objetivo proporcionar educación primaria a todos los niños, con actividades diferentes para las niñas y los niños en los distintos grupos de edad (integración de la perspectiva de género).

Igualdad de género en el mundo

La igualdad de género en la educación es una cuestión de justicia social, relacionada con los derechos, las oportunidades y las libertades. La igualdad de género en la educación es crucial para el desarrollo sostenible, para las sociedades pacíficas y para el bienestar individual. A nivel local, nacional y mundial, la igualdad de género en la educación sigue siendo un área prioritaria para los gobiernos, la sociedad civil y las organizaciones multilaterales. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la Década de Acción 2020-2030 comprometen a la comunidad mundial a lograr una educación de calidad (Objetivo 4) y la igualdad de género (Objetivo 5) para 2030. Los ministros de Asuntos Exteriores y de Desarrollo del G7, reunidos este verano en el Reino Unido, han asumido nuevos compromisos de apoyo a la igualdad de género y a la educación de las niñas, que se basan en los que asumieron en 2018 y 2019. Sin embargo, el cumplimiento de estas agendas y promesas no solo depende de la movilización de suficientes apoyos y recursos, sino también del desarrollo de medios suficientes para medir y evaluar los avances.

  Cuãƒâ¡l es el género narrativo

Los efectos de la pandemia se suman a los desafíos de lograr la igualdad de género en la educación y a las complejidades que conlleva la evaluación de los avances hacia ella. Mientras seguimos desarrollando y ampliando las iniciativas de respuesta, recuperación y sostenibilidad, para reconstruir mejor, es importante mantener debates explícitos y honestos sobre el género y otras desigualdades que se entrecruzan en la educación. Y es vital que nos aseguremos de contar con formas sólidas y fiables de identificar, evaluar y responsabilizar a las personas de estas desigualdades y de sus causas subyacentes, con el fin de construir sociedades más justas y resilientes. Sin embargo, la forma de hacerlo no es sencilla y presenta muchos desafíos conceptuales y prácticos en cuanto a la comprensión, el acceso y la utilización de la información, los recursos y los enfoques que necesitamos. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de igualdad de género en la educación, cómo podemos medir el progreso hacia ella y cómo sabremos cuando lo logremos?