Donde se generan los linfocitos t

Desarrollo de células T

Suscríbase a esta revistaReciba 12 números impresos y acceso en línea209,00 € al añosólo 17,42 € por númeroMás informaciónAlquile o compre este artículoObtenga sólo este artículo durante el tiempo que lo necesite39,95 $Más informaciónLos precios pueden estar sujetos a impuestos locales que se calculan durante el pago

Nat Methods 18, 35 (2021). https://doi.org/10.1038/s41592-020-01047-6Download citationCompartir este artículoCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Receptor de células T

Las células T derivan de células madre hematopoyéticas que se encuentran en la médula ósea. Los progenitores de estas células migran al timo y lo colonizan. Los progenitores en desarrollo dentro del timo, también conocidos como timocitos, experimentan una serie de pasos de maduración que pueden identificarse en función de la expresión de diferentes marcadores de superficie celular. La mayoría de las células del timo dan lugar a linfocitos T αβ, aunque aproximadamente el 5% son portadoras del receptor de linfocitos T γδ (TCR). Los timocitos en desarrollo interactúan con las células del estroma del timo (no hematopoyéticas) y experimentan el proceso que se describe a continuación en distintas regiones del timo. El timo está formado por una corteza externa y una región medular interna.

Los timocitos que se desarrollan más tempranamente carecen de la expresión de los correceptores CD4 y CD8 y se denominan células doble negativas (DN). La población DN puede subdividirse a su vez por la expresión de CD44 (una molécula de adhesión) y CD25 (cadena α del receptor de interleucina 2); la figura 1 muestra la expresión ordenada de estos marcadores. Las células que carecen de expresión de CD44, pero expresan CD25 (DN3) sufren un proceso denominado beta-selección. Este proceso selecciona las células que han reordenado con éxito su locus de cadena β del TCR. A continuación, la cadena β se empareja con la cadena sustituta, pre-Tα, y produce un pre-TCR, que forma un complejo con las moléculas CD3. Este complejo conduce a la supervivencia, la proliferación, la detención en el reordenamiento de los loci de cadena β, y una mayor diferenciación por la regulación al alza y la expresión de CD4 y CD8, estas células se denominan células doble positivas (DP). Las células que no se someten a la beta-selección mueren por apoptosis.

  Por que se generan los gases

Función de las células T

ResumenLas células madre pluripotentes inducidas humanas (hiPSCs) tienen un enorme potencial para el tratamiento de enfermedades hereditarias y adquiridas. Recientemente se han descrito linfocitos T antígeno-específicos derivados de hiPSCs. Sin embargo, no se han generado poblaciones de linfocitos T con una amplia diversidad de receptores de células T (TCR). Hemos descubierto que las hiPSC derivadas de biopsias de piel son capaces de producir poblaciones de linfocitos T con un amplio repertorio de TCR. La diferenciación de células T in vitro sigue un programa de desarrollo similar al observado in vivo, indicado por la expresión secuencial de CD7, CD3 intracelular y CD3 de superficie. El locus γδ TCR se reordena primero y es seguido por el reordenamiento del locus αβ. Tanto las células T γδ como las αβ muestran un repertorio TCR diverso. Tras la activación, las células expresan CD25, CD69, citocinas (TNF-α, IFN-γ, IL-2) y proteínas citolíticas (Perforina y Granzima-B). Estos resultados sugieren que la mayoría, si no todos, los mecanismos necesarios para generar células T funcionales con un amplio repertorio de TCR están intactos en nuestro protocolo de diferenciación in vitro. Estos datos proporcionan una base para la producción de células T específicas de pacientes para el tratamiento de trastornos inmunitarios adquiridos o hereditarios y para la inmunoterapia del cáncer.

  Se generan vacaciones estando de baja maternidad

Tipos de células t

El sistema inmunitario consta de muchas partes que trabajan conjuntamente para defender al organismo de los invasores. Las principales partes del sistema inmunitario son la médula ósea y el timo. La médula ósea es extremadamente importante para el sistema inmunitario porque todas las células sanguíneas del cuerpo (incluidos los linfocitos T y B) se originan en la médula ósea. Los linfocitos B permanecen en la médula para madurar, mientras que los linfocitos T viajan al timo.

El timo es una glándula bialobulada situada encima del corazón, detrás del esternón y entre los pulmones. El timo sólo está activo hasta la pubertad, después se encoge lentamente y es sustituido por grasa y tejido conjuntivo. El timo es responsable de producir la hormona timosina, que a su vez contribuye a la producción de células T. Mientras están en el timo, las células T se multiplican, adquieren diferentes receptores de antígenos y se diferencian en células T auxiliares y células T citotóxicas. En la superficie de las células T se expresan diversas proteínas (por ejemplo, CD4, CD8). En la pubertad, el timo habrá producido todas las células T que necesita un individuo.

  Preguntas que generan debate