Conflictos de género ejemplos

Género y conflicto pdf

“Dejemos de ‘tolerar’ o ‘aceptar’ la diferencia, como si fuéramos mucho mejores por ser diferentes. En lugar de eso, celebremos la diferencia, porque en este mundo hacen falta muchas agallas para ser diferente”. Kate Bernstein

Antes de hablar en detalle del género, es importante entender qué es en realidad. Los términos sexo y género se utilizan a menudo indistintamente, aunque tienen significados diferentes. En este contexto, sexo se refiere a la categoría biológica de hombre o mujer, definida por diferencias físicas en la composición genética y en la anatomía y función reproductivas. Por otro lado, el género se refiere a los significados culturales, sociales y psicológicos que se asocian con la masculinidad y la feminidad (Woods & Eagly, 2002). Se puede pensar en “masculino” y “femenino” como categorías distintas de sexo (una persona suele nacer hombre o mujer), pero en “masculino” y “femenino” como continuos asociados al género (todo el mundo tiene un cierto grado de rasgos y cualidades masculinos y femeninos).

Protección de los derechos de la mujer en zonas de conflicto

El género conforma la experiencia individual de los conflictos armados de formas complejas, pero las tendencias pueden ser predecibles. En particular, las mujeres y las niñas se enfrentan a la desigualdad estructural de género, incluso en contextos de conflicto. Por lo general, las mujeres y las niñas tienen menos recursos económicos, menos acceso a los servicios esenciales y menos representación en los órganos de toma de decisiones. Por tanto, las operaciones militares no se desarrollan en “igualdad de condiciones” para las mujeres y las niñas y, teniendo esto en cuenta, la perspectiva de género es una herramienta relevante para los profesionales del Derecho Internacional Humanitario (DIH) en su intento de comprender y reducir los daños a civiles.

  2 ejemplos de generadores electricos

Casi 30 años después, los responsables de la toma de decisiones y los planificadores que aplican el DIH siguen sin comprender bien las repercusiones de los conflictos armados desde el punto de vista del género. Este artículo pretende ofrecer algunos puntos de partida y orientaciones para futuros avances.

El género determina la experiencia individual de los conflictos armados de forma compleja. Las desigualdades estructurales de género preexisten a los conflictos armados, los roles de género y las dinámicas de poder social pueden cambiar y/o exacerbarse en el transcurso de un conflicto armado, y el género se cruza con otros factores de identidad, como la edad, la clase, la discapacidad, la raza, la religión y la orientación sexual, para determinar las experiencias individuales.

Causas de los conflictos de género

El estallido de la guerra expone a las mujeres a una mayor violencia de género, tanto en la zona de conflicto inmediata como en los países donde buscan refugio. Reconocer los riesgos específicos relacionados con los conflictos a los que se enfrentan las mujeres es importante para orientar las intervenciones, sobre todo teniendo en cuenta que los actores que se sientan en las mesas de negociación de la paz son predominante o exclusivamente hombres. En este informe se analizan las implicaciones de los conflictos para la violencia de género, con especial atención a la actual guerra en Ucrania. También esbozamos algunas intervenciones políticas que podrían ayudar a mitigar los riesgos a los que se enfrentan las mujeres, haciendo que los responsables rindan cuentas y construyendo una sociedad más igualitaria desde el punto de vista del género a partir de los esfuerzos de reconstrucción. Nuestro debate se basa en la bibliografía académica existente y en las aportaciones de la mesa redonda especial sobre conflictos celebrada durante la conferencia de FROGEE “Contexto económico y social de la violencia doméstica”.

  Palanca primer genero ejemplos

Durante la guerra, al igual que en tiempos de paz, las mujeres están expuestas a diferentes formas de violencia, y en distinta medida, en comparación con los hombres. En otras palabras, existen aspectos específicos de género en la violencia relacionada con los conflictos, tanto en las zonas de conflicto inmediatas como en los lugares donde las poblaciones afectadas pueden buscar refugio.

5 tipos de conflictos de género

En 1872, la abogada Belva Ann Lockwood convenció al Congreso de Estados Unidos para que aprobara una ley que garantizara la igualdad salarial de las mujeres empleadas como empleadas federales. Casi un siglo más tarde, en 1963 se aprobó la Ley de Igualdad Salarial, por la que se establecía por ley la igualdad salarial entre hombres y mujeres en todos los lugares de trabajo. La Ley de Derechos Civiles de 1964 concedió igualdad de derechos a las mujeres en todos los ámbitos laborales y fue modificada en 1991 para permitir a las mujeres demandar a sus empleadores por acoso sexual.A pesar de la legislación federal contra la desigualdad y la discriminación de género, ésta se cuela en los lugares de trabajo de forma insidiosa. Aunque se han hecho algunos progresos, la desigualdad de género persiste aún hoy.

La desigualdad de género en el lugar de trabajo adopta muchas formas: desigualdad salarial, disparidad en los ascensos, incidentes de acoso sexual y racismo. A menudo se presenta de formas más matizadas, como menos oportunidades para las mujeres que son madres y una mayor incidencia del agotamiento en las mujeres.

  Roles de genero masculino y femenino ejemplos

La igualdad salarial entre hombres y mujeres sigue sin ser una realidad. En 2020, las mujeres ganaban el 84% de lo que ganaban los hombres por el mismo trabajo, y las mujeres negras y latinas ganaban incluso menos. Esta brecha salarial entre hombres y mujeres ha persistido en los últimos años, reduciéndose solo 8 céntimos en 25 años. Las causas son múltiples, entre ellas los “suelos pegajosos” que resultan de las normas sociales tradicionales que impiden a las mujeres elegir funciones mejor remuneradas e industrias dominadas por los hombres, el acceso desigual a la educación y la discriminación.